El Papanicolaou o Citología es una de las armas más valiosas para sospechar de una lesión precursora de cáncer y, al hacer tratamiento oportuno, permite prevenir el cáncer de cuello uterino. 

Es un examen que consiste en una forma de examinar células que se recolectan del cuello uterino y la vagina. El cuello uterino se encuentra en la parte superior de la vagina. 

El resultado de esta prueba puede a veces mostrar presencia de infecciones, inflamaciones, células anormales, o cáncer. Esta prueba se la harán médicos u otros profesionales de la salud, como son los asistentes médicos, matronas y enfermeras practicantes los cuales también pueden hacer estas pruebas.

Esta prueba es muy simple, rápida y no causa dolor. Es muy recomendable tener una actitud positiva y estar relajada.

Para realizar esta prueba, se utiliza un aparato médico llamado espéculo, el cual se coloca dentro de la vagina, para así poder tomar una muestra de las células de adentro y de alrededor del cuello del útero. Esta muestra (espécimen) se coloca entonces en una lámina de vidrio, y se envía al laboratorio para ser examinada.

¿Quién debe hacerse la citología o papanicolau?

Las mujeres que son o han sido sexualmente activas. No existe un límite de edad para la realización de esta prueba.

Aquellas mujeres que han tenido una histerectomía (cirugía en la que se extrae el útero, incluyendo el cuello del útero) deben consultar con su médico acerca de si tienen que seguir haciéndose pruebas de Papanicolaou con regularidad; pues si la histerectomía se llevó a cabo debido a una condición precancerosa o cancerosa, probablemente tendrán que seguir haciéndose esta prueba para determinar cambios anormales. Si la causa o condición no fue cancerosa debe mantener su control ginecológico con regularidad como parte del cuidado de su salud y en la frecuencia que le indique su ginecólogo.

Vea también: Cáncer de Cuello UterinoRecomendaciones de interés para la citología