Una prueba de Diagnóstico Temprano es la que tiene como objetivo poder tratar el Cáncer en su etapa inicial, y así aumentar el porcentaje de curación en las personas.

Esta basado en diagnosticar el cáncer en una etapa temprana cuando los síntomas casi no son percibidos por el paciente.

El Diagnóstico Temprano también conocido como “Detección Precoz”, es la búsqueda de Cáncer en aquellas personas que no presentan ningún tipo de síntomas, esto incluye pasar por una serie de métodos diferentes tales como exámenes físicos, pruebas de laboratorio, imágenes y a veces pruebas genéticas.

Estos métodos son programas de control que deben hacerse periódicamente, siempre controlados por un médico o por personas profesionales que trabajen en el sector de la salud.