Llamamos colon a la parte final del sistema digestivo, que se encuentra entre el intestino delgado y el recto. En él se produce la absorción de los líquidos del contenido intestinal y se forman las heces.

El cáncer colorrectal es el que se origina en el colon o el recto. A estos cánceres se les puede llamar por separado cáncer de colon o cáncer de recto (rectal) dependiendo del lugar donde se origina. Tanto el cáncer de colon como el cáncer de recto comparten muchas características en común. 

El cáncer de colon se refiere al crecimiento descontrolado de células anormales justo en esa parte del intestino. A veces estas células, pueden penetrar y destruir tejido que se encuentra alrededor. Si estas células anormales penetran el torrente sanguíneo o linfático, pueden  hacer que el cáncer se extienda hacia otros órganos del cuerpo y producir daños.

¿Qué es una Colonoscopia?

La colonoscopía es un procedimiento que es utilizado por los médicos para poder ver dentro del colon, y de esta manera poder detectar si existen ciertas irregularidades como pólipos, cánceres, úlceras, u otras anomalías.

Cuando se tiene más de 45 años, es muy importante hacerse una Colonoscopia, ya que estas enfermedades no suelen dar ningún tipo de signos o alertas.

¿Como es el procedimiento?

Para prepararse para una Colonoscopía, tenemos que seguir una dieta especial que nos será explicada con anticipación, además de tomar una preparación intestinal la cual sirve para limpiar el colon. El día que le otorguen la cita para el examen, se le explicará con detalles, exactamente los pasos a seguir tanto el día anterior como el día del procedimiento.

Es importante entender la diferencia entre lo que se puede comer y beber, y lo que no, ya que esto influirá tanto en el procedimiento como en los resultados del examen.

Cuando se va a hacer una Colonoscopia, el paciente generalmente recibe un sedante el cual le ayuda a sobrellevar mejor el procedimiento. Debido a la administración de este sedante, la mayoría de los pacientes tienden a no recordar nada de lo ocurrido durante el examen.

Durante la prueba, el médico observa todo el colon y el recto con un colonoscopio, el cual tiene una cámara de vídeo en su extremo que está conectada a un monitor para que el médico pueda observar y examinar de cerca el interior del colon. Se introduce por el recto hasta el colon a fin de buscar y extirpar cualquier área que se vea sospechosa, como pólipos, de ser necesario.

La colonoscopia se puede llevar a cabo en el departamento de servicios ambulatorios de un hospital, en una clínica o en el consultorio del médico y suele tardar de 20 a 30 minutos aproximadamente.

Al terminar el procedimiento usted tardará aproximadamente de 30 a 60 minutos para recuperarse, y esperar que se terminen todos los efectos del sedante. Es normal sentir gases debido al aire que se utiliza para inflar el colon y es aconsejable que tenga a alguien que lo acompañe a regresar a su casa.

Si usted es hombre, vea también ¿Qué es el cáncer de próstata?