El virus de papiloma humano es el principal factor de riesgo para la aparición del Cáncer de Cuello Uterino. Esta infección se transmite por contacto directo y estrecho, y la actividad sexual es una excelente oportunidad para ello.

Existen cerca de 200 tipos de VPH, de los cuales unos 40 infectan las zonas genitales, pero los de mayor importancia en la aparición de este tipo de cáncer son los genotipos 16, 18, 31, 33 y 45.

También son frecuentes el 6 y el 11, pero no en relación con el cáncer sino con la aparición de verrugas genitales.

Es importante aclarar que el VPH es causa necesaria, más no determinante para la aparición del Cáncer de Cuello Uterino, por lo que es importante tener en cuenta otros factores. Las infecciones por VPH no son exclusivas del cuello uterino, también pueden aparecer lesiones en ano, perineo, pene, vagina, entre otros.

La infección producida por el VPH o virus del papiloma humano, es una infección muy común.

La mayoría de las mujeres en algún momento de su vida, probablemente han estado en contacto con un tipo de VPH. Sin embargo, es importante aclarar que en su gran mayoría las mujeres resuelven espontáneamente ésta infección y sólo un bajo porcentaje hace lesiones o presenta síntomas clínicos. En el mundo la muerte por cáncer del cuello uterino, es la segunda causa de muerte, siendo el cáncer de mamas la primera.

No necesariamente las mujeres que son positivas en el VPH, van a desarrollar una lesión pre maligna y avanzar a un cáncer. EL VPH es un factor necesario, pero no determinante para desarrollar cáncer.

Hoy en día existen vacunas para proteger contra cuatro de los tipos de VPH que causan la mayoría de los cánceres cervicales en las mujeres. La vacuna se administra como una serie de tres inyecciones y se recomienda para las niñas y las mujeres en edades de 9 a 26 años.

Lo aconsejable es que las niñas reciban la vacuna hacia la edad de 11 años o antes de ser sexualmente activas.