Un resultado falso positivo ocurre cuando un profesional de la salud comete un error en los resultados de una prueba. Esta persona concluye que un resultado es positivo cuando en realidad no lo es. Generalmente se le pedirá que vuelva al centro de salud médica para hacerle mas pruebas, como por ejemplo un análisis de sangre, lo cual afirmará o negará el Diagnóstico inicial.

Por lo contrario un resultado Falso negativo es cuando una persona recibe un resultado negativo de una prueba, pero en realidad está enferma.

Cuando suceden estas cosas, provocan una serie de problemas, ya que si se recibe una noticia de un resultado Falso positivo, el paciente tiene que someterse a una serie de pruebas para así reafirmar o eliminar que en realidad existe un cáncer

En los falsos positivos, es necesario realizar pruebas diagnósticas, (con las complicaciones que eso supone), para confirmar o descartar la existencia de cáncer a personas que realmente están sanas. En los falsos negativos se deja de diagnosticar a una persona con cáncer con el consiguiente riesgo de que dicho tumor progrese, ya que no se le administra tratamiento.

Es fundamental ofrecer servicios de calidad elevada tanto de diagnóstico, tratamiento y atención posterior a las personas cuyas pruebas den un resultado positivo.