El fumador involuntario es toda persona, niño o adulto que respira en algún momento el humo del cigarrillo que otro está fumando. Así será fumador involuntario toda persona que conviva con fumadores, ya sea en el hogar, en el trabajo, en el centro escolar o en reuniones sociales.

¿Por qué el humo del tabaco es nocivo para el no fumador?

Al fumar el cigarrillo se liberan en el ambiente dos tipos de humo: el que exhala el fumador y el que se desprende de la punta del cigarrillo encendido. A diferencia del primero, que está filtrado por los pulmones del fumador y por el filtro del cigarro, el humo que se desprende del extremo del cigarillo contiene una mayor concentración de sustancias tóxicas y cancerígenas, al no estar sometido a ningún tipo de filtro.

El humo del tabaco en el ambiente, puede ocasionar daños en la salud del fumador involuntario, si éste se ve obligado a respirarlo durante muchas horas al día.

¿Qué riesgos presenta el humo del tabaco para la salud del fumador involuntario?

Todos conocemos, en mayor o menor medida, que el fumar cigarrillos es una de las causas más importantes de enfermedad y mortalidad en la actualidad. Pero quizás, no conozcamos que el humo del cigarrillo conlleva a problemas de salud importantes para los fumadores involuntarios, que pueden ir desde la irritación de los ojos y la garganta, hasta la bronquitis y el cáncer de pulmón.

Según datos ofrecidos por la Organización Mundial de la Salud los niños cuyos padres son fumadores presentan una mayor frecuencia de infecciones respiratorias, más síntomas de problemas respiratorios e índices ligeramente inferiores en el desarrollo de la función pulmonar.