El consumo de cigarrillo va en ascenso. Cada día la población vulnerable, adolescentes y mujeres, están adquiriendo el hábito de fumar. Esta situación preocupa enormemente a la Sociedad Anticancerosa de Venezuela ya que se registra un incremento de la incidencia en Cáncer y en específicamente en Cáncer de Pulmón. Por este motivo nos dirigimos a los fumadores y fumadoras para aclararles algunos mitos que comúnmente son expresados y defendidos por ellos.

Invitamos a los no fumadores a conocer esta realidad para defender su derecho a respirar aire limpio.

Mito 1: Los cigarrillos Light no hacen daño. No son cancerígenos.

Los cigarrillos Light NO son menos nocivos. La cantidad de compuestos cancerígenos en el humo es la misma y además para satisfacer la necesidad de nicotina, el fumador incrementa el número de cigarrillos.

Mito 2: El tabaco me tranquiliza.

Esa tranquilidad es debida a la acción central del tabaco por efecto de la nicotina. La nicotina crea adicción. Con tantos problemas ¿Para qué añadir otro más?

Mito 3: Se pasa muy mal cuando se deja el cigarrillo. Es peor el remedio que la enfermedad.

Los síntomas de náuseas, dolor de cabeza, insomnio y mareo al dejar de fumar duran poco tiempo. El no dejar de fumar te puede llevar a padecer enfermedades como el cáncer, infarto, hemiplejia y enfermedades crónicas pulmonares.

Mito 4: No noto que me haga tanto daño, tendría que fumar mucho más para notar los efectos negativos del tabaco.

Puede que usted no note el daño, pero su organismo si lo detecta. La sola acción de fumar un cigarrillo produce un aumento de la tensión arterial sistémica que dura 15 minutos y una elevación de la frecuencia cardíaca de 10 a 15 latidos por minuto.

Mito 5: Los efectos del humo en el no fumador no pasan de molestarle los ojos y la garganta. El alquitrán solo afecta al fumador activo.

Los no fumadores que conviven con fumadores tienen un riesgo mayor de contraer cáncer de pulmón que los que no viven o trabajan con fumadores. Esto es debido a la mayor toxicidad del humo procedente de la combustión del tabaco cuando se quema lentamente en el cenicero. El alquitrán forma parte del humo que se libera en la combustión, y es respirado no sólo por el fumador sino también por el pasivo.

Mito 6: La Nicotina es una droga blanda.

La nicotina es una droga que ejerce una acción en el sistema nervioso central y aumenta el riesgo de muerte súbita por sus efectos causados en el corazón. ¿Se pueden considerar estos efectos como propios de una droga blanda?

Mito 7: El tabaco no afecta a los niños que están cerca del fumador.

El niño se convierte en fumador pasivo si se encuentra con personas que están fumando y, como consecuencia, puede presentar infecciones respiratorias, retardo del crecimiento y alteraciones neurológicas del comportamiento, entre otras patologías.

Mito 8: He conocido a muchos fumadores que no han estado nunca enfermos. Conozco personas mayores que fuman mucho y están muy bien.

Seguramente piensas en algún anciano que haya fumado toda la vida y esté bien. ¿Estás dispuesto a apostar tu vida a que vas a ser uno de los pocos afortunados a los que el cigarrillo pareciera no afectarle la salud? ¿Sabías que el cigarrillo también causa enfermedades que son silenciosas hasta que están demasiado avanzadas para poder ser tratadas?

Mito 9: De algo tenemos que morir, así que sigo fumando.

Es cierto, moriremos por alguna razón, pero si fumas estás fabricando tu muerte. El 90% de los casos de cáncer de pulmón son causados por el cigarrillo. Esos pacientes mueren conscientes y asfixiados.

Mito 10: Algún vicio hay que tener y éste no es el peor de todos.

Para ser una persona feliz no es necesario tener dependencia de una droga, sino todo lo contrario. Todo el que ha dejado de fumar para siempre se siente liberado de las pequeñas tiranías del tabaco. Nadie se arrepiente de haberlo dejado. Además, el tabaco es por el momento el peor vicio de todos, que cobra más vidas anualmente en el mundo, el mismo número que las drogas y el alcohol.

Mito 11: Necesito un cigarrillo para estudiar o trabajar.

Muchas personas asocian el tabaco a ciertas actividades. Para estudiar o trabajar necesitas tu cerebro, tu corazón y tus pulmones. El cigarro daña estos tres órganos y muchos más.

Mito 12: Yo no dependo del tabaco, puedo dejar de fumar cuando quiera.

Con cada cigarrillo se te hará más y más difícil dejar de fumar. Una vez que te conviertas en adicto a este hábito, no se te hará fácil dejarlo.