Cuando hablamos de Salud, o de buena Salud, nos referimos al bienestar a nivel físico, mental y social de una persona, no nos referimos solo a la carencia de afecciones o enfermedades.

La salud de una persona depende en gran parte a su estilo de vida, o sea, que hábitos y costumbres posee esa persona, las cuales pueden ser beneficiosas para su salud, pero muchas veces pueden ser dañinas, a tal modo de que influyan de una forma negativa sobre ella.

Aquellas personas que tienen buenos hábitos de comida y que a la vez realizan actividades físicas rutinariamente, tienen mayor posibilidad de siempre gozar de una buena Salud. Mientras que aquellos que no practican buenos hábitos, y que además estén habituados a cosas como fumar, o tomar bebidas alcohólicas de una forma no moderada, tendrán mas riesgo de padecer ciertas enfermedades inevitables.

La Salud puede ser analizada desde dos perspectivas diferentes:

  • La Salud Física: Para mantener una salud física, tenemos que habituarnos a realizar actividades deportivas, o cualquier actividad que nos obligue a poner nuestro cuerpo en movimiento, así como también es importante mantener una dieta equilibrada y saludable.
  • La Salud Mental: Se refiere al estado emocional de las personas, a tener control sobre sus pensamientos, sentimientos y comportamientos.

Las enfermedades mentales con frecuencia tienen relación con una causa física, como por ejemplo un mal equilibrio químico en el cerebro.

Muchas veces las enfermedades mentales son causadas por problemas familiares, laborales o a nivel del entorno educativo. Las personas que se encuentran sanas con respecto a su salud mental, sabrán enfrentar mejor problemas como el estrés.