El linfoma es una enfermedad maligna que tiene su punto de partida en una célula de defensa de la sangre llamada  “linfocito” ( de estirpe B o T), el cual tiene que haberse  transformado en un linfocito  “ maligno” o tumoral, es decir, haber  sufrido un cambio en su código genético que le confiera características de malignidad.

Principales causas

Los cambios genéticos responsables de los linfomas no tienes causas especificas conocidas. Solo conocemos algunos factores que pueden precipitar estos cambios genéticos como son:  la radiación, solventes orgánicos como la bencidina, pesticidas, algunas patologías con mayor predisposición para desarrollar una enfermedad linfoproliferativa como ciertas enfermedades autoinmunes, infecciones virales crónicas como la hepatitis B y C, el VIH,  y hasta bacterias como por ejemplo el helicobacter pilori.

 

Diagnóstico

El diagnostico en general va siempre a requerir la valoración por un patólogo especializado (el hemopatólogo) de una biopsia ganglionar o una zona extra ganglionar afectada por un trastorno linfoproliferativo (estómago, amígdala, pulmón). En esta valoración hoy día es absolutamente indispensable la realización de la inmunohistoquímica de la pieza, la cual nos indicará no solo el tipo de linfoma sino la células linfoide involucradas, por ejemplo, linfocitos B o T.

¿Quiénes son más propensos a padecer linfoma?

 El  linfoma no respeta edades, puede aparecer en cualquier etapa de la vida, de igual manera en mujeres y hombres.

Síntomas

  • Inflamación sin dolor de los ganglios linfáticos en el cuello, ingle o axila.
  • Fiebre una sola vez al día e intermitentes o recurrentes.
  • Sudores muy copiosos solo en la noche al dormir.
  • Pérdida de peso sin dejar de comer las raciones habituales.
  • Pequeños bultos en la piel; sarpullidos.
  • Amígdalas inflamadas
  • Distensión abdominal 
  • Debilidad, fatiga, cansancio inusual.
  • Dolor de cabeza
  • Picazón persistente en todo el cuerpo

Características físicas de un paciente con Linfoma

Las características físicas del paciente van a depender de la zona en la cual el linfoma se encuentre en desarrollo.

Los linfomas nodales

- Ganglios indoloros aumentando de tamaño en cuello, axila o dentro del tórax.

En mediastino

- Tos o dificultad respiratoria. Un crecimiento en el abdomen por ejemplo, en cuyo caso el paciente se quejará más bien de distensión abdominal, pesadez de las comidas o constipación acentuada.

Linfomas extra nodales

- Crecimiento en el cerebro en cuyo caso el paciente se queja de dolor de cabeza severo que responde poco a analgésicos comunes,  o crecimiento en un hueso provocando dolor y dificultad para la movilización del mismo.

Su presentación es variable y dependerá del órgano inicialmente involucrado.

Tratamiento

El tratamiento para estas enfermedades es muy variable, y contempla estrategias múltiples que incluyen: radioterapia, quimioterapia y más recientemente inmunoterapia que se han llamado “terapias inteligentes o biológicas”.

El Mabthera o Rituximab, anti CD20 es una forma de terapia biológica que  ha cambiado el tratamiento estándar de los linfomas B de manera tal que hoy día es la combinación de la quimioterapia nueva o pasada, con este tipo de inmunoterapia o terapia biológica inteligente el nuevo estándar de oro en el tratamiento de las enfermedades linfoproliferativas.

Beneficios de las terapias biológicas en el tratamiento del Linfoma

Las terapias  biológicas han logrado mejorar los porcentajes de curabilidad de estas enfermedades y aún en los casos no curables, se logran mejorar mucho las expectativas de vida de los pacientes.

Tasa de supervivencia para pacientes con Linfoma

La supervivencia  de los linfomas dependerá estrictamente de la variedad histológica que diagnostique el hemopatólogo. Así será de alrededor del 90% en el caso de Linfomas de Hodgkin, pero solo del 60% en el caso de Linfomas No Hodgkin agresivos de células grandes B.

Incidencia de casos de pacientes con linfoma

De los casos de linfoma el que prevalece es el llamado Linfoma No Hodgkin (LNH). Se estima que a nivel mundial existen 360.000 nuevos casos cada año y que uno de cada 66 hombres y una de cada 88 mujeres podrían sufrir un LNH a lo largo de su vida.

La data internacional proyectada para Sur América por la OMS indica que al año, por cada 100.000 habitantes, se diagnosticarán 7 nuevos casos de LNH. Pero la distribución de estos casos tiende a subir exponencialmente con la edad, de manera que después de los 40 años de edad la misma podría subir a entre 20 y 40 nuevos casos por año, y si tomamos por encima de los 75 años, hasta 80  nuevos casos de LNH por cada 100.000 habitantes.

Recomendaciones para prevenir la aparición del Linfoma

No existen estrategias de prevención para los linfomas pues la causa que los provoca es desconocida en primera instancia. Lo recomendable entonces es mantenerse en su control médico hematológico regular y buscar ayuda en el caso de que se experimenten síntomas inusuales.